FAMILIA DE INSTRUMENTOS

Los instrumentos de una orquesta sinfónica se componen de cuatro familias: cuerdas, maderas-viento, metales-viento y percusión. Se le llaman familias porque los instrumentos en cada familia comparten características como: el sonido que producen, como son construidos y los materiales de que están hechos.


CUERDAS

La sección de cuerdas es la familia de instrumentos más  numerosa de la orquesta. Todos los instrumentos de esta familia tienen cuerdas, las cuales están hechas de tripa, acero o nylon. La vibración de las cuerdas produce el sonido. Un intérprete puede rozar con el arco, jalar o dar golpecitos a las cuerdas para producir los sonidos. Cuando mayor sea el instrumento, más bajos serán sus tonos.

Todos los instrumentos de cuerda, excepto el arpa, tienen cuerpos con curvas, cuellos largos y están hechos de madera. Las cuerdas están estiradas por clavijas en la parte superior del cuello hasta el final del instrumento.

MADERAS-VIENTO

Hace mucho tiempo, todos los instrumentos de viento estaban hechos de madera, pero hoy en día algunos están hechos de madera, metal o una combinación de materiales. La parte del viento se refiere al aire que es soplado a través de los instrumentos para hacer que suenen.

Los instrumentos de viento son tubos largos y delgados con orificios. Muchos de estos orificios están cubiertos por pequeñas piezas llamadas llaves. Al soplar a través del tubo el aire empieza su movimiento a lo largo de él. Se crean diferentes sonidos al tapar o destapar los orificios con los dedos o al apretar las llaves.

METALES-VIENTO

Todos los instrumentos de esta familia están hechos de metal y producen los sonidos más altos de toda la orquesta. Los instrumentos metal-viento son tubos muy largos con una boquilla en forma de copa y el extremo inferior en forma de campana. Los tubos son curvos y amoldados para cargarlos fácilmente.

El sonido se produce al soplar por la boquilla. Esto hace que la vibración del aire se mueva a través del instrumento y salga por la campana del final. Los instrumentos de metal tienen válvulas que parecen botones. Cuando el músico presiona las válvulas, éstas abren y cierran partes de los tubos. Se puede cambiar el sonido apretando diferentes válvulas y soplando fuerte o despacio.

PERCUSIÓN

La familia de las percusiones incluye muchos instrumentos, desde los chicos hasta los más grandes y desde los simples hasta los más complejos. Los instrumentos de percusión se usan para mantener el ritmo, crear textura, hacer sonidos especiales y hasta tocar diferentes notas.

Para tocar un instrumento de percusión, le pegas, lo agitas o lo raspas. A veces le pegas contra si mismo o utilizas palos o mazos. Esto quizá suene fácil pero requiere de mucha habilidad para pegarle a un instrumento con la fuerza correcta y en el lugar y tiempo correcto.

© 2012 Promotora de las Bellas Artes